Buscar

Tuve hambre y me diste de comer



Tú me dijiste, Señor,
que en mi camino,
iré encontrando
hambrientos de mi pan.

Que habrá sedientos
que vengan a mi fuente,
enfermos, tristes,
de frío y soledad.

Tú me dijiste
que sufres en el pobre,
que estás desnudo,
no tienes libertad.

Que en el anciano que espera,
Tú me esperas,
y en ese niño,
de hambre morirás.

Aquí me tienes, Señor,
yo quiero amarte,
amando al pobre
y a aquél que sufre más.

Tuyo es mi pan
y el agua de mi fuente,
ven a mi casa,
y amor encontrarás.

(2 veces)
En el camino,
hay siempre un hombre herido,
que necesita mi ayuda
y mi amistad.

No mil discursos
que hablan de justicia,
no mil palabras
que el viento llevará.

En el camino,
Jesús, me estás mirando,
y en Tu mirada
hay pena y soledad.

Quiero entregarte
mi alma y mi alegría,
toda mi vida,
en ofrenda de hermandad.

Aquí me tienes, Señor,
yo quiero amarte,
amando al pobre
y a aquél que sufre más.

Tuyo es mi pan,
y el agua de mi fuente,
ven a mi casa,
y amor encontrarás.

(2 veces)

No hay comentarios:

Publicar un comentario