Loading...

Buscar

Cantad a Dios (Melodía Escandinava)



¡Cantad a Dios,
todas Sus criaturas,
y bendecid Su nombre
por los siglos!

¡Cantad a Dios,
los Ángeles del cielo,
las aguas todas,
bendecid a Dios!

¡Cantad a Dios,
estrellas, sol y luna,
lluvia y rocío,
fríos y heladas!

¡Cantad a Dios,
rocíos y nevadas,
calor y fuego,
bendecid a Dios!


¡Cantad a Dios,
ensálcelo la Tierra,
lo que germina en ella,
cante a Dios!

¡Cantad a Dios,
las cumbres de los montes,
los manantiales,
den su gloria a Dios!
¡Cantad a Dios,
los mares y los ríos,
todos los peces
y aves de los cielos!

¡Cantad a Dios,
las fieras y ganados,
con vuestras voces,
bendecid a Dios!


¡Cantad a Dios,
los hijos de los hombres,
los sacerdotes,
bendecid a Dios!

¡Cantad a Dios,
los jóvenes y niños,
todos los hombres,
bendecid a Dios!

¡Cantad al Padre,
al Hijo y al Espíritu,
todos con himnos,
bendecid a Dios!

¡Cantad a Dios,
en todo el Universo,
cuanto respira,
que bendiga a Dios!

Tuve hambre y me diste de comer



Tú me dijiste, Señor,
que en mi camino,
iré encontrando
hambrientos de mi pan.

Que habrá sedientos
que vengan a mi fuente,
enfermos, tristes,
de frío y soledad.

Tú me dijiste
que sufres en el pobre,
que estás desnudo,
no tienes libertad.

Que en el anciano que espera,
Tú me esperas,
y en ese niño,
de hambre morirás.

Aquí me tienes, Señor,
yo quiero amarte,
amando al pobre
y a aquél que sufre más.

Tuyo es mi pan
y el agua de mi fuente,
ven a mi casa,
y amor encontrarás.

(2 veces)
En el camino,
hay siempre un hombre herido,
que necesita mi ayuda
y mi amistad.

No mil discursos
que hablan de justicia,
no mil palabras
que el viento llevará.

En el camino,
Jesús, me estás mirando,
y en Tu mirada
hay pena y soledad.

Quiero entregarte
mi alma y mi alegría,
toda mi vida,
en ofrenda de hermandad.

Aquí me tienes, Señor,
yo quiero amarte,
amando al pobre
y a aquél que sufre más.

Tuyo es mi pan,
y el agua de mi fuente,
ven a mi casa,
y amor encontrarás.

(2 veces)

Encarnación Coronada



¡Dios Te Salve, María!
¡Llena eres de gracia!
¡El Señor es contigo,
y Bendita Tú eres,
entre todas las mujeres,
entre todas las mujeres,
y Bendito es el Fruto
de Tu vientre, Jesús!
¡Dios Te Salve, María!
¡Llena eres de gracia!
¡El Señor es contigo,
y Bendita Tú eres,
entre todas las mujeres,
entre todas las mujeres,
y Bendito es el Fruto
de Tu vientre, Jesús!