Loading...

Buscar

Tú pones lo demás



Un día de bodas el vino faltó,
imposible poderlo comprar.
¡Qué bello milagro hiciste, Señor,
con el agua de aquel manantial!

Colmaste hasta el borde del vino mejor,
las tinajas que pude llenar.
Yo puse mi esfuerzo, yo puse mi afán,
¡Tú pusiste, Jesús, lo demás!

ESTRIBILLO:
Es muy poco, Señor,
lo que vengo a traer,
es muy poco lo que puedo dar.
Mi trabajo es el agua
que quiero ofrecer,
y mi esfuerzo un pedazo de pan.

Es muy poco, Señor,
lo que vengo a traer,
es muy poco lo que puedo dar.
En Tus manos divinas
lo vengo a poner.
¡Tú ya pones, Señor, lo demás!
La gente con hambre sentada esperó,
en el prado que baja hasta el mar.
Con cuanto tenía, a Ti se acercó
un muchacho que quiso ayudar.

Tu mano en su frente feliz descansó,
en sus ojos Tu dulce mirar.
Él puso sus peces, él puso su pan,
¡Tú pusiste, Jesús, lo demás!

ESTRIBILLO.

Los hombres volvían al amanecer,
muy cansados de tanto bregar,
las barcas vacías, ¡qué triste es volver
y de nuevo tener que empezar!

Salieron al lago a pescar otra vez,
Tu palabra les iba a guiar.
Los hombres pusieron la barca y la red,
¡Tú pusiste, Jesús, lo demás!

ESTRIBILLO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada